Estudiante del Reino Unido crea refrigerador portátil para cargar vacunas

[vc_row][vc_column][vc_empty_space][vc_column_text]

El invento se ha catalogado como uno de los más importantes de la época porque ayudará a salvar muchas vidas ya que este mini refrigerador pretenderá poder llevar las vacunas a lugares remotos. El tema de la temperatura de conservación también fue resuelto.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][dt_call_to_action background=»fancy» line=»true» style=»1″ animation=»bounceInRight»][dt_gap height=»3″/] 

  [/dt_call_to_action][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

 

El estudiante William Broadway de la Universidad de Loughborough (Reino Unido), desarrolló uno de los inventos más innovadores de los últimos años, el cual fue su proyecto de grado del final de su carrera y que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede salvar centenares de vidas.

El invento llamado ISOBAR, consiste en un pequeño refrigerador de vacunas con forma de mochila, y que puede colgarse a los hombros como tal. Este dispositivo le valió el galardón nacional de uno de los premios de tecnología más prestigiosos del mundo, el James Dyson 2016, que organiza la Fundación James Dyson para animar a jóvenes diseñadores a solucionar problemas cotidianos, distinguiendo su creatividad e ingenio.

Según la OMS, este invento es de suma importancia debido a la complejidad de hacer llegar a tiempo las vacunas en buen estado a los lugares remotos. Pero con este mini refrigerador, que utiliza una reacción química para refrigerar las vacunas se puede mejorar esta problemática. Inclusive, ISOBAR es capaz de mantener una temperatura de 2 a 8 grados de forma constante durante 30 días seguidos.

El estudiante Broadway explicó el funcionamiento del dispositivo, “Calientas el aparato durante una hora para cargarlo. Tiene una mezcla de agua y amoníaco, y el amoníaco se evapora primero. Retienes el amoníaco (el cual permanece atrapado en la parte superior del recipiente), y cuando le das la vuelta al dispositivo, éste se reevapora en el agua», así conservará la temperatura adecuada.

Además, el refrigerador también podría utilizarse para la donación de órganos, los trasplantes de sangre y la investigación de células madre. El estudiante recibió más de USD 2.600 para fabricar los primeros prototipos, y el próximo 27 de octubre competirá con otros finalistas del Dyson 2016 por el premio internacional, valorado en cerca de USD 40.000.

 

[/vc_column_text][vc_column_text]

Fuente

El sencillo invento de un estudiante de 22 años que podría salvar más de 1 millón de vidas al año – Hoy, Los Ángeles

Conozca ISOBAR, el invento de un jovencito de 22 años, que salvará millones de vidas en un año – Ciber Cuba

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row]