Agroquímicos, un sector en constante crecimiento

 

Agroquímicos

Los agroquímicos son una herramienta que utilizan los productores de alimentos para prevenir, controlar y combatir las plagas que afectan una tercera parte del potencial de producción agrícola en el mundo, con el fin de obtener una mayor y mejor producción en sus cultivos por medio de sustancias orgánicas y productos químicos como: plaguicidas, fertilizantes o fitosanitarios, los cuales se aplican al terreno directamente.

El ataque de insectos, hongos, ácaros, ratas, entre otros a los productos cosechados ha traído consigo pérdidas que oscilan entre el 10% y 15%, según lo según lo explica la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación, FAO por lo cual pueden tener efectos nocivos sobre la salud humana, animal y el medio ambiente por ser sustancias tóxicas, por ende se debe tener especial precaución en su forma de uso.

Clasificación

Existen diferentes tipos de agroquímicos dependiendo de su aplicabilidad.

– Fungicidas: Estas sustancias tóxicas sirven para matar o impedir el crecimiento de hongos y mohos que perjudican plantas, animales e incluso en la salud en seres humanos cuando son usados como medicamentos en algunos tratamientos.

– Herbicidas: Funciona para eliminar la maleza que impide el óptimo crecimiento y disminuye la disponibilidad de agua, luz y espacio para la planta cultivada.

– Insecticidas: Controlan los insectos que perjudican los cultivos. Acaricidas, fungicidas y bactericidas: Combaten ácaros, hongos y enfermedades bacterianas.

Beneficios por el uso de agroquímicos

No se trata solo de eliminar plagas, malezas o enfermedades, su uso impacta la producción mundial de frutas, vegetales, forrajes y fibras, dado a que reduce sus costos y permite el acceso a estos alimentos por medio de una producción agrícola más eficaz.

Estos son algunos de los casos de éxitos por el uso de fungicidas:

Las hambrunas padecidas en Japón en los años 1695, 1783,1833-1837 tuvieron su origen en un hongo que perjudica la planta del arroz en todo su proceso de producción, esta plaga era conocida como añublo del arroz y fue controlada gracias a investigaciones hechas sobre los años 1945-1952 que demostraban la reducción de su perjuicio desde un 41% hasta un 6%, hoy por hoy este hongo afecta la producción de arroz de Japón en tan solo un 0.02% gracias al uso de fungicidas.

(Fungicidas para el Arroz Previenen la Hambruna Los Beneficios de los Pesticidas a Nivel Internacional Estudio de Caso No. 8, Agosto de 2011 Leonard Gianessi y Ashley Williams).

Con el aumento de las temperaturas y las lluvias, la roya del café se ha posicionado como una de las enfermedades de las plantas más catastróficas de la historia a tal punto que podría convertirse en una epidemia. Un incremento en las lluvias del 25% en Colombia y de las temperaturas en Brasil que ascienden entre 1°C y 5.8°C, siendo estos países los de mayor producción de café en Latinoamérica y que más se han visto afectados por la presencia de la roya, hoy están usando cada vez más los fungicidas y evitan el uso de la práctica de destrucción de las plantas, técnica que parecía ser la única alternativa. (Cambio Climático Incrementa la Necesidad de Fungicidas en Plantas de Café Los Beneficios de los Pesticidas a Nivel Internacional – Estudio de Caso No. 15, Agosto de 2011 Leonard Gianessi y Ashley Williams)

Casos como la sigatoka en el banano, tizón tardío en la producción de papa y la roya en la soya son solo un ejemplo del efecto beneficioso del uso de fungicidas en los procesos de producción y el alto porcentaje de su impacto positivo en la supervivencia mundial. Para el caso particular de Colombia, el uso de agroquímicos crece de manera paralela con el desarrollo del sector agropecuario para poder participar en un mercado internacional más competitivo.

El comportamiento de este sector en nuestro país va en constante aumento por su posición geográfica,la cual cuenta con los ecosistemas propicios para ser un fuerte productor en la agroindustria. Esto genera gran expectativa por su tendencia al crecimiento del mercado y por las posibilidades que este ofrece ya que Colombia cuenta con 22 millones de hectáreas cultivables, por lo que podría convertirse en el país líder en exportación agrícola de la región, impulsado por la industria de los plaguicidas y fertilizantes el cual aumentó su producción pasando de 330Kg/ha en el 2015 a 1.500.000 TM para el 2018, basados en el interés de algunas empresas de invertir en el campo colombiano y en la latente necesidad de hacerle frente a las principales plagas y enfermedades.

Para obtener más información sobre el impacto de los agroquímicos en el campo colombiano visita www.cvn.com.co

Artículos relacionados