Así nutre la papa criolla

Papa criolla

Los tubérculos son un alimento indispensable a la hora de construir una alimentación balanceada. La papa criolla es una fuente de carbohidratos y almidón, con bajo aporte de grasas y calorías, que le hacen bien a cualquier organismo.  En Colombia es uno de los alimentos más cultivados, se destinan 123.000 hectáreas de tierras para su producción.

Su nombre científico es  Solanum phureja y es el tubérculo más importante de la pirámide alimenticia, porque aporta variedad de nutrientes. Tiene variedad de tamaños, puede ir desde las dos centímetros de diámetro, hasta los siete centímetros, es heterogénea y se puede preparar de diferentes formas, asadas, saladas, al vapor o fritas.

En Colombia es uno de los ingredientes protagónicos de los platos típicos, en las sopas es la que le da el espesor y el color amarillento, en las picadas es la perfecta combinación y en los asados es una gran compañía junto al guacamole.

La papa criolla se cultiva en zonas frías, es por esto que en la mayoría de los páramos se ven grandes extensiones de estos cultivos, a la vista son impresionantes,  porque son extensiones enormes de tierra organizadas por líneas en surcos que en una fila muy ordenada albergan una tras de otra planta de papa, de hojas verdes y flores moradas.

 

Cultivo de papa en Colombia

En Colombia la papa se cultiva en los departamentos como Cundinamarca, Boyacá, Nariño, Antioquia, Cauca, Norte de Santander y Santander. Según el Dane (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), estos cultivos son los más grandes y es el producto que más se cultiva en el país.

La papa aporta el 3,3% del PIB (Producto Interno Bruto) agropecuario, y el 10% de esta producción es consumida por las grandes industrias de procesamiento. Por otro lado, la exportación de este tubérculo es grandísimo, en el 2017 se exportaron 464 toneladas de papa en tubérculo, frente a 2.726.035 toneladas de papa procesada.

Según el Ministerio de Cultura no se importa papa fresca desde el año 2002 por la implementación de las normas fitosanitarias, que se encargan de proteger la vida de las personas y los animales por medio de leyes y procedimientos, evitando la entrada de enfermedades o plagas en los productos que se importan.

Actualmente hay una gran importación de este tubérculo procesado es de 36.992 toneladas, en donde el 90% son papas congeladas y el 10% restante fécula de papa y se estima que al finalizar el año 2018 se habrán producido 2.690.000 toneladas, producidas por las 100 familias dedicadas al cultivo de la papa, según el Ministerio de Agricultura.

El consumo de papa en Colombia es muy alto debido a que es uno de los alimentos primordiales de la canasta familiar, tanto en los platos secos como en las sopas es fundamental, por lo que se seguirá cultivando y comercializando en grandes cantidades.

 

¿Cómo cultivar papa criolla en casa?

La papa es el cuarto alimento más producido en el mundo, en Colombia  se cultiva en grandes extensiones de tierra, pueden alcanzar hectáreas enteras, pero este alimento no solo se cultiva en grande extensiones,  también se puede cultivar en el patio de la casa de una manera muy fácil.

Para cultivar frutas o verduras es necesario utilizar una semilla, pero en el caso de las papas se puede hacer también a través del mismo tubérculo. Para que el desarrollo de la papa criolla sea óptima, necesitará de un clima frío y pleno sol, es por esto que se debe cultivar en un jardín de cielo abierto.

Lo primero que se necesita  son los tubérculos o las semillas  que se van a sembrar, son papas parecidas a las que se consumen, pero estas tiene otras propiedades que le darán una mejor cosecha, aunque hay algunas papas de consumo que también sirven, solo que la cosecha será muy escasa.

Luego de tener la semilla debe germinar durante un tiempo en un cuarto oscuro, donde desarrollará pequeñas raíces que es de donde nacerán los tubérculos. Luego de que esté lista, debe sumergirse dentro de la tierra, ya sea directamente en el piso o en una matera que debe ser muy grande para que la papa pueda desarrollarse bien; para tapar la semilla debe hacerse con la tierra sobrante y abono para que la planta crezca mejor y más fuerte.

A medida que la planta crezca hay que ponerle tierra alrededor, y regarla todos los días, después de dos meses cuando las hojas se ponen muy amarillas es hora de cosechar. Es fácil y mucho más sano cultivar en una huerta casera, aunque por falta de fertilizantes los tubérculos serán más pequeños, serán más saludables.

Si quieres tener más información sobre alimentación y salud, puedes ingresar al siguiente link: www.cvn.com.co/

 

Artículos relacionados