Todo lo que debes saber sobre el arsénico

Todo lo que debes saber sobre el arsénico

El arsénico

El arsénico es un metaloide de gran toxicidad que se puede encontrar en diferentes espacios y elementos de  la naturaleza, como en la corteza terrestre, plantas, vegetales o en las rocas combinado con azufre. También es utilizado en la elaboración de vidrios, juegos pirotécnicos (Disulfuro de arsénico) y como pigmentador en diferentes productos del mercado.

Este químico hace parte de la tabla periódica con el  símbolo As y número atómico 33. Desde hace varias décadas se utilizaba en variedad de productos de limpieza del hogar y fungicidas, pero su uso se restringió debido a su toxicidad. El arsénico se encuentra en diferentes formas, aunque muy pocas veces en estado sólido.

Desde la antigüedad el arsénico se ha usado como un veneno, es por esto que se utilizaba en los grandes cultivos para atacar plagas y en la industria de la madera para alejar a los roedores y preservar el material. Cerca del 70% de la producción de arsénico la consume esta industria.

El arsénico se divide en tres grupos, unos más tóxicos que otros:

 

-Arsénico inorgánico

En esta forma el arsénico cuenta con cinco compuestos, el tricloruro de As, trióxido de As, arsenito cálcico, ácido As, pentóxido de As y arseniato cálcico, que se emplean en la fabricación de vidrio, madera, insecticidas, cerámicas y para la purificación de gases sintéticos. El arsénico en esta forma es muy  tóxico y peligroso para los humanos.

Si alguien tiene contacto directo y prolongado con esta clase de arsénico puede presentar complicaciones en la salud como disminución en la producción de glóbulos rojos y blancos e irritación en las vías respiratorias y pulmones. En una mujer embarazada el arsénico puede ocasionar aborto, daño en el ADN e infertilidad.

 

-Arsénico orgánico

En este grupo el arsénico tiene dos compuestos, el Ac cacodílico, que es un herbicida y defoliante; y el Ac arsanilico, que se utiliza para atraer saltamontes, esta forma del arsénico es menos tóxica.

Es poco probable que una persona que se exponga a pequeñas cantidades de arsénico orgánico tenga daños en su salud, pero si el contacto es por largo tiempo y en altas concentraciones, este químico puede provocar lesión en los nervios y dolores abdominales fuertes.

 

-Gas arsina y arsinas sustituidas

El gas arsina es altamente tóxico y no es fácil de percibir en el ambiente, ya que tiene un leve olor similar al ajo.

Cuando hay una fundición o refinación de metales no ferrosos que contengan arsénico, al entrar en contacto con el agua producen este gas, por lo que los operadores de estos deben tener protección adecuada y estar en continua rotación, de lo contrario podrían sufrir daños renales.

La arsina sustituida y el gas arsina son las formas del arsénico más tóxicas, tanto que pueden servir como arma química. La exposición de personas y animales a altos niveles  esta forma de arsénico puede ocasionar la muerte.

El arsénico en contacto con la piel ocasiona irritación, descamación, inflamación y úlceras.

 

Intoxicación por arsénico

También llamada arsenicosis, altera el bienestar de la salud de una persona por la ingesta o exposición al arsénico en cualquiera de sus derivaciones, teniendo en cuenta que unas son más tóxicas que otras.

Es fácil que una persona entre en contacto con este elemento químico ya que se encuentra en la tierra, el agua y el aire, por lo que los alimentos pueden estar contaminados. La ingesta de pescados contaminados es una de las causas más comunes, debido a que los peces nadan en aguas contaminadas y se alimentan de algas y animales también contaminados.

En Colombia y varios países los alimentos comerciales tiene restricciones sobre los niveles de arsénico en los productos, como frutas, verduras, granos, peces, aves y moluscos, ya que son estos los que están más expuestos a este elemento por su origen.

El arsénico en medicina

Aunque el arsénico está restringido en varias prácticas, en la medicina se emplea el trióxido de arsénico para combatir enfermedades como la leucemia, el lupus y el cáncer, mientras que la arsfenamina se utiliza para curar la sífilis.  

Si quieres tener más información sobre elementos químicos y nuevos medicamentos puedes ingresar al siguiente link: www.cvn.com.co/

Noticias recientes

Leave a Comment