Glifosato, un herbicida de amplio espectro en la política

Glifosato

El glifosato es un herbicida de amplio espectro para la eliminación de hierbas y arbustos, utilizado frecuentemente en la producción agrícola para la eliminación de malezas, producido por el grupo norteamericano Monsanto.

La discusión sobre el uso del glifosato nuevamente acapara la atención en el ámbito político en diferentes países. Las razones son variadas, pero se apunta mucho más a señalar las consecuencias en la salud de los agricultores.

Las razones por temas ambientales

El glifosato es un herbicida no selectivo, esto quiere decir que no acaba con una sola especie de planta, sino que su efecto puede afectar otras plantas que se encuentren cerca de sitios donde se ha aplicado ampliamente. Es decir, como su uso se ha enfocado en eliminar los cultivos de coca, otras clases de plantaciones cercanas a esos cultivos pueden verse afectadas.

Lo anterior se debe al hecho de que la aspersión del glifosato se hace en aviones a 50 metros de altura, esto acompañado de vientos hace que el químico llegue a otras plantaciones cercanas y a fuentes hídricas.

De esta forma, terminan desapareciendo otras especies vegetales que sirven de protección y alimento para diferentes aves y pequeños mamíferos. También se habla de que insectos polinizadores como las abejas desaparecen como efecto del uso del glifosato, lo que ocasiona un deterioro en las dinámicas reproductivas de las plantas.

Las razones por temas de salud

El debate sobre el uso del glifosato plantea razones de salud, pues según la OMS, Organización Mundial de la Salud, ha denominado a este compuesto como probablemente cancerígeno para los seres humanos.

Al respecto, los estudios no han revelado con certeza que sea evidentemente cancerígeno, pero no se descarta que pueda hacerlo, pues se están adelantando investigaciones con personas que han estado en contacto permanente con el glifosato debido a sus ocupaciones agrícolas y que tienen cáncer o alguna enfermedad en la piel debido a su uso constante .

En Estados Unidos y la Unión Europea se adelantan investigaciones sobre las consecuencias en la salud de los agricultores expuestos al químico, sin embargo, no hay claridad sobre sus verdaderos efectos en la salud humana y grandes equipos de abogados encuentran toda clase de argumentos tanto a favor como en contra del uso del herbicida.

Ahora bien, el tema ambiental está también relacionado con el tema de la salud, pues la contaminación de las fuentes hídricas podría generar afectación en las poblaciones que se encuentren cerca y hacen uso de sus aguas.

Las razones políticas

Colombia no es ajeno al tema, recientemente, la Corte Constitucional escuchó la opinión de diferentes personajes de la vida nacional para determinar si nuevamente se debe utilizar el glifosato para la erradicación de cultivos ilícitos, específicamente de coca. Fue el Presidente de la República Iván Duque quien solicitó a la corte la revisión de este tema.

En 2015 la misma corte prohibió el uso del herbicida, atendiendo a lo mencionado por la Organización Mundial de la Salud con relación a que sea probablemente cancerígeno. Sin embargo, con el aumento de los cultivos de coca en algunos departamentos del país, el debate se avivó y desde la presidencia se plantea nuevamente asperjar con glifosato.

Según lo que indica el presidente Duque, el aumento de los cultivos de coca pone en riesgo la seguridad del país. Luego de que las FARC dejaran las armas y abandonaran sus zonas de influencia, grupos de narcotraficantes han tomado esas tierras y se han dedicado al cultivo ilícito generando violencia.

Otras voces, como la del expresidente Santos, menciona que volver al uso del glifosato implica muchos más riesgos. Para él, la sustitución de cultivos es la mejor manera de acabar con el problema, pues ya en otras épocas han asperjado grandes extensiones de coca y el narcotráfico ha continuado.

Ahora bien, también se habla de que al país económicamente le cuesta más asperjar con glifosato que continuar con la erradicación manual. Expertos han dejado claro en cifras los altos costos para el país.

¿Qué sucede en otros países?

La polémica que el glifosato no solo se centra en Colombia. En Estados Unidos existe actualmente una demanda en contra del grupo Monsanto, cuyo propietario actualmente es Bayer.

En dicha demanda, el jardinero Dewayne Johnson, acusa a Monsanto porque luego de dos años de uso permanente del RoundUp, nombre comercial del glifosato, padece un cáncer terminal. Aunque los estudios sobre los efectos del herbicida no son definitivos, se dice que si Johnson gana el caso, se sentará un precedente en Estados Unidos y afectaría gravemente a la empresa, pues en la actualidad unos 50 mil agricultores estarían dispuestos a demandar.

Ahora, en la Unión Europea hay una revisión del uso del glifosato, en espera de los estudios científicos. Sin embargo, los países que lo integran son autónomos en si permiten su uso o no. Otros países en los que se ha generado discusiones son Ecuador, Sri Lanka, Francia, entre otros.

Si deseas más información acerca de comercio exterior, importaciones, exportaciones y demás temas de interés puedes ingresar al siguiente link: www.cvn.com.co

Artículos relacionados