Países productores de café, panorama y paisaje de una crisis

 

Países productores de café

Pero una cosa es el paisaje cafetero y otro el panorama que enfrentan actualmente los países productores de café. Una conjugación de factores ha puesto en dificultades a estas naciones productoras, y en el fondo del asunto, el mayor daño recae en las familias dedicadas al cultivo del grano.

Algunos de los factores que hacen que el panorama en los países productores del café esté tan complicado no son muchos, pero sus consecuencias son demasiado profundas. Podemos mencionar factores externos generales y otros factores que son propios de cada país.

La buena producción

Es indudable que en el último año, si contamos también con los meses que han pasado de 2019 y los que están por venir, la producción ha aumentado en todos los países productores del grano.

En el caso colombiano, las buenas condiciones del clima en los diferentes departamentos productores como Cauca, Nariño, Huila, Putumayo, por mencionar a los más destacados, ha permitido una producción limpia sin roya y sin broca.

Es más, para la “mitaca”, una pequeña época de producción de café  que se da entre abril y mayo, se espera que supere las expectativas. Es decir, la producción del café, no solo en Colombia, también en todos los demás países productores de café, ha superado cualquier proyección.

Para tener un cálculo al respecto, Brasil está sacando una cantidad cercana a los 65 millones de sacos de café. Esto quiere decir, que en los países productores de café hay sobreproducción del grano, hecho que tampoco es favorable en términos de precio por exceso de la oferta.

El aumento de las exportaciones

Los países productores de café de característica arábigo suave, entre los que se destaca Colombia, han visto cómo ha aumentado la demanda internacional del grano. Los países de la Unión Europea y, por supuesto, Estados Unidos, el cliente más importante de Colombia en este aspecto, realizan importaciones del grano en millones de sacos.

En cuanto a exportaciones, países productores del grano como Brasil, Costa Rica y Colombia presentaron en febrero un aumento considerable, con unos indicadores más altos que los registrados en el mismo mes del año inmediatamente anterior. Sin embargo, en algunos países como Honduras, la tendencia fue a la baja.

De cualquier forma, en la actualidad hay mayor demanda y los países productores del grano tienen la forma de satisfacerla, pues como se ha mencionado anteriormente, hay sobreproducción.

El precio

En la dinámica actual, teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, los países productores de café ven con preocupación cómo ha caído el precio del grano. No solo se trata de lo que signifique para las federaciones o agremiaciones que exportan el café en términos de operatividad comercial, el mayor afectado es el agricultor y las familias caficultoras.

Pero si la demanda y la oferta han aumentado ¿Por qué ha caído el precio? En este aspecto es necesario mencionar que el café es comprado básicamente por cuatro multinacionales que procesan el grano, estos reúnen el 75% de la demanda. De tal manera, los países productores de café se las ven solo con esos clientes quienes a fin de cuenta determinan el precio internacional del grano.

De igual manera, la ubicación del café en las bolsas como la Nueva York, no es favorable para ninguno de los países productores debido a la especulación de precios futuros del producto.

La realidad en el campo

Para una familia caficultora colombiana, producir un saco de café seco cuesta unos 700 mil pesos. En la actualidad, el precio del saco en el mercado internacional está alrededor de unos 670 mil pesos, dinero que no le alcanza para suplir los costos de producción, que incluye entre otros a trabajadores e insumos. Esto ha llevado a que las familias se endeuden y no cumplan con sus compromisos crediticios.

Para dar solución a esta crisis, existen varios planteamientos desde la Federación Nacional de Cafeteros. Una de ellas es retirar el grano de la bolsa de Nueva York, iniciativa que está siendo apoyada por otros países productores de café. Otra estrategia es buscar nuevos clientes, pues los actuales acaparan la demanda y determinan el precio.

También, se plantean conversaciones con las entidades financieras que apoyan los proyectos de los caficultores, para ampliar plazos y así puedan cumplir con sus obligaciones.

Como se observa, el panorama para el caficultor en los países productores de café es incierto, aunque el paisaje en sus fincas se vea próspero y colorido.

Si deseas más información acerca de comercio exterior y países productores de café, ingresa a https://www.cvn.com.co

Noticias recientes