Según el Sindicato de Industrias de hilado y tejido de Sao Paulo (Sinditextil-SP), a causa de la recesión que ha pasado el país en este año, la industria textil ha tenido que cerrar fábricas y despedir empleados para poder solventar la crisis en el sector.

[dt_call_to_action background=”fancy” line=”true” style=”1″ animation=”bounceInRight”][dt_gap height=”3″/] 

  [/dt_call_to_action]

 

Para el primer trimestre del 2016, la economía de Brasil, la más grande de América Latina, se contrajo 5,4%. Según lo manifiestan medios locales, la recesión del país suramericano empezó a inicios de 2015 cuando los precios de las materias primas –el principal motor del crecimiento– se vinieron abajo y el escándalo de corrupción de la estatal petrolera Petrobras ensombreció a políticos y negociantes. Desde allí, se presentó su recesión más duradera desde 1930.

Esta recesión afectó todos los sectores de la economía de Brasil, entre los que incluyó a la industria textil, quienes en este 2016 han tenido que anunciar el cierre de algunas fábricas de producción, el despido de empleados y recortes en inversiones para poder sobrevivir a esta crisis económica.

Según lo dio a conocer el Sindicato de Industrias de hilado y tejido de Sao Paulo (Sinditextil-SP), la industria textil ha perdido más de 100 mil puestos en los últimos 12 meses, de los cuales 16.000 pertenecen al estado de Sao Paulo. Además el sector está sufriendo arduamente con la importación descontrolada que genera competencia desleal y con el problema de la demanda, pues el desempleo y la falta de recursos han reducido el consumo interno.

Por su parte, según lo explica el portal Fashion Network, China gana cada vez más importancia en las importaciones de textil y prendas de vestir que se realizan en Brasil, debido en gran parte a su política del subsidio a las exportaciones. Debido a esta coyuntura, la industria textil terminó perdiendo su espacio comercial en el mundo, principalmente frente a los países asiáticos y ahora comienza a sufrir más intensamente los efectos de la recesión en el mercado interno.

Con todo esto, lo único que esperan los representantes de la industria textil es que la recesión en el país termine pronto para que puedan recuperar no solo su importancia en el mercado nacional sino a nivel mundial. Cabe resaltar que el sector textil en Brasil cuenta hoy en día con cerca de 35.000 empresas instaladas, responsables por el 85% del consumo nacional y emplea a más de 1.5 millones de personas.

 

Noticias recientes