Tecnología industrial

De acuerdo a la Organización Internacional del trabajo (ILO, por sus siglas en inglés), históricamente la implementación de tecnología industrial en el sector textil ha sido lenta en términos de adopción de nuevos sistemas de automatización para la confección, pero se tiene previsto que esto cambie considerablemente en los próximos años con la denominada Revolución Industrial 4.0. 

Esta revolución se ha establecido bajo la premisa de implementar técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes integradas a las organizaciones, personas y activos. 

La robótica, la analítica, la inteligencia artificial, las tecnologías cognitivas, la nanotecnología y el Internet de las cosas (IoT), entre otros, serán las bases de esta nueva etapa industrial que arropará a todos los sectores industriales, incluido el textil. 

La tecnología industrial en el sector textil según la Organización Internacional del Trabajo, se enfocará en áreas como la inteligencia de mercado, diseño, materiales, proveedores y logística, producción, marketing, retail, y servicio al cliente.

Sobre la producción, la ILO destaca cuatro herramientas que hacen parte del proceso de confección pero que, a medida que la tecnología industrial avance, van a mejorar en términos de eficacia durante esta etapa. 

El corte de telas tradicionalmente era realizado por hombres y mujeres pero gracias a la inclusión de la tecnología este proceso ahora es llevado a cabo por cortadoras láser. Esta técnica  ha evolucionado rápidamente durante las últimas dos décadas y ya ha reemplazado el corte manual en muchas fábricas.

La automatización es una de las áreas en las que  se enfocará la llamada Revolución 4-0 en el sector textil y para lograrlo la implementación de robot como los sewbots es el primer paso. 

Este robot puede producir un gran número de prendas en poco tiempo. Ejemplo de ello es la fábrica de Tianyuan en Little Rock, Arkansas  que puede producir 1.2 millones de camisetas al año a un precio de 33 centavos de dólar cada una, mucho menos de lo que le costaría a una empresa confeccionarla en un país subdesarrollado. 

Una de las industrias que se viene abriendo paso en la industria y que sin duda entrará en el mercado textil son las impresoras 3D. Con éstas no solo se podrá confeccionar cualquier prenda de vestir o calzado, como en el caso de Adidas que usa este equipo para producir zapatillas para correr, sino que habrá menos desperdicios de telas, lo que significaría más eficiencia y ahorro de materia prima. 

Algunas fábricas ya cuentan con máquinas de tejer que producen suéteres en dos horas. El uso de estos equipos hace parte del esfuerzo de la industria para acercar la producción a mercados y consumidores clave.

Si bien la organización reconoce que las nuevas tecnologías tienen numerosos beneficios potenciales, que incluyen una producción simplificada justo a tiempo, menores inventarios y desperdicios, menores costos de transporte y entrega, mejor calidad del producto, menor riesgo para la reputación y mejor imagen de marca, concluye que queda por definir si las tecnología industrial puede superar la ventaja competitiva de los países en desarrollo con menores costos laborales y de producción.

Con relación a lo anterior cabe mencionar que el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la industria textil es una de las que más contamina, incluso más que el transporte aéreo y marítimo juntos, pues este sector es responsable del 20% del desperdicio de agua en el mundo y del 8% de los gases de efecto invernaderos. 

Materia prima inteligente

Uno de los temas primordiales y que marcará el avance de la industria textil es el uso de materiales inteligentes para la producción de prendas. El consumidor actual cada día es más exigente y está más pendiente de su salud, por lo que requiere de ropa que sea resistente, durable, flexible y ligera. 

Materiales como los polímeros, carbono o residuos reciclados serán los elementos utilizados para la fabricación de nuevas fibras de alto rendimiento. También se apunta a mejorar los trajes de los bomberos o prendas médicas que sean capaces de detectar, actuar, almacenar y comunicar. Es aquí donde los wearables se combinan por medio de soluciones como el Internet de las Cosas, análisis de datos o la Inteligencia a Artificial. 

Y en Colombia

Dentro de las iniciativas del Gobierno Nacional está previsto apoyar la industria textil a través de los llamados bonos naranja, enmarcados en la Economía Naranja del Plan Nacional de Desarrollo. 

Estos bonos son un instrumento financiero que está destinado para financiar o refinanciar, vía crédito, las actividades y proyectos de las empresas del sector textil con un enfoque sostenible. 

De acuerdo al Presidente, Iván Duque, el Gobierno emitió bonos naranja por $450.000 millones para apoyar iniciativas relacionadas con investigación de nuevas tendencias, tecnologías y mercados de la industria manufacturera. 

La industria textil en Colombia es uno de los sectores más fuertes dentro de la economía del país, ya que genera unos 600.000 empleos, por eso resulta importante en términos de bienestar,implementar la tecnología industrial de manera en que no el desplazamiento de la . Este es uno de los retos más importantes que tendrá el sector al momento de automatizar y modernizar el sistema de la moda. 

Si quiere estar informado sobre lo que sucede en la industria colombiana en el Centro Virtual de Negocios encontrará la más completa información. Visítenos en: www.cvn.com.co.

Noticias recientes