La energía eólica, una gran apuesta para producir energía renovable

 

Energía eólica

La energía eólica es una importante fuente de energía renovable, utiliza el viento para producir energía, es ilimitada. Además es limpia porque su impacto en el medio ambiente no es comparable con el que se produce a partir de fuentes no renovables, como el caso de las hidroeléctricas y los combustibles fósiles como el petróleo.

Sin embargo, la producción de energía eólica en cuanto a cantidad para satisfacer las necesidades de grandes poblaciones es menor que la que produce una hidroeléctrica.

De cualquier forma, esta energía renovable se convierte en una de las más importantes opciones para cubrir la demanda, dado que los recursos no renovables empiezan a ser insuficientes y los grandes proyectos de generación de energía no están trazados a tan largos plazos.

El gran potencial colombiano

Para empezar, es importante aclarar la forma como el viento produce energía. Para tal fin, existen unas torres de una altura superior a los 40 metros, al final de las cuales se encuentran unas hélices que giran a la velocidad del viento. Este movimiento hace que un motor interno duplique la velocidad produciendo energía y llevándola a un generador para luego enviarla a una estación.

En el departamento de la Guajira en el norte colombiano se encuentran los más importantes proyectos para la producción de energía eólica. Los fuertes vientos en la península garantizan la producción de energía.

Desde la realización del I Encuentro internacional de energías renovables, realizado en Riohacha en mayo de 2017, se ha apostado a que la Guajira pase de la economía del carbón, a producir energía eólica debido al gran potencial que tiene. De hecho, desde 2014 funciona un parque eólico en el municipio de Uribia, perteneciente a las Empresas Públicas de Medellín.

En la actualidad, en la misma península están en desarrollo varios proyectos de diferentes empresas, es el caso de Enel Green Power, con los parques Windpesh, Tumawind y Chemesky, que entre los tres suman una capacidad instalada de 508 MW. En cuanto a Celsia, con cuatro proyectos con 330MW. Y por último, Isagen con 325 MW.

Cabe destacar también que, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, recientemente ha otorgado una licencia para el proyecto de Generación de Energía Alpha, en el corregimiento Limoncito en Maicao, en el mismo departamento. Esta es la primera vez que la entidad otorga una licencia para un proyecto de tal magnitud para la producción de energía eólica.

Investigación e innovación

Ahora, la necesidad de producir energía de otra clase de fuentes para cubrir la demanda de las ciudades y reducir el impacto de las energías no renovables, impulsa la investigación en las universidades. De hecho, un grupo de profesionales de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, UPB, acaba de patentar en China un nuevo diseño para generadores de energía eólica.

Este nuevo diseño basado en la observación de una semilla y su forma de girar al caer al suelo, les dio la oportunidad de avanzar en la creación de ese generador que hoy tiene su patente en el país oriental. Dicho generador aumenta la eficiencia en la producción de energía eólica en un 45%

Las apuestas mundiales

En países con amplias regiones costeras y marítimas, la implementación de parques eólicos se está convirtiendo una prioridad. España y Francia son la muestra de ello. No solamente las torres están instaladas en tierra, algunos parques están ubicados en altamar.

En Estados Unidos, el segundo país generador de energía eólica del mundo después de China, los resultados han sido bastante satisfactorios. Al respecto, en cuatro estados, el 30% de la energía empleada fue producida por los vientos, según informe registrado en 2017.

En Latinoamérica, el mayor potencial se encuentra en Centro América. Países como México, Costa Rica y Honduras llevan la delantera en la producción de energía eólica. En Suramérica, Brasil es el mayor productor, luego Chile y Argentina.

Pros y contras

La energía eólica es limpia y renovable y su impacto en el medio ambiente y las comunidades es mínimo. Para las poblaciones cercanas a los parques eólicos el ruido que producen las hélices puede resultar incómodo, así como las sombras “efecto discoteca” que se generan durante el día por el movimiento de las aspas.

Adicionalmente, la instalación de los generadores también implica algún impacto para para las aves, pues los parques eólicos han sido instalados siguiendo las corrientes de los vientos que los pájaros usan en sus migraciones, ocasionando que estos choquen contra las aspas.

De cualquier forma, la energía eólica es mucho más barata y el hecho de que sea renovable y sostenible, hace que en el futuro próximo se fortalezca aún más. En CVN consideramos que el país debe fortalecer sus políticas para la producción de energías renovables por ser seguras, limpias, económicas y por su bajo impacto en el medio ambiente y el calentamiento global.

Si desea conocer más sobre industria, comercio exterior y salud visite el link https://www.cvn.com.co/

Artículos relacionados