La batalla textil que enfrenta Colombia

La batalla textil que enfrenta Colombia

Fábricas de textiles

Las fábricas de textiles y la industria de telas en Colombia ha venido en declive debido a que las empresas extranjeras que llegan al país con precios mucho más bajos se están tomado el mercado nacional, pero según Inexmoda la industria no desaparecerá ya que así como se liquidan empresas, nuevas se abren.

Por otro lado, esta industria que aporta el 4,8 del PIB industrial colombiano según la ANDI (Asociación Nacional de Industriales). Durante los últimos 5 años han estado en una disputa con Panamá por los precios arancelarios de la importación de textiles.

El pasado 5 de octubre la Organización Mundial de Comercio (OMC) falló a favor de Colombia por la implementación de un decreto especial arancelario que el país impuso a las importaciones de la Zona Libre de Colón en Panamá, luego de que la OMC lo interpretara como una medida de protección para las importaciones ilegales, las cuales han afectado las fábricas de textiles.

El conflicto con el país centroamericano comenzó desde que Colombia definió un arancel ad valorem (Arancel que se designa sobre el valor total de la mercancía)  para los productos importados bajo un umbral menor al definido en el decreto 1744 de 2016, decreto que se creó posteriormente a las recomendaciones dadas por el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC en 2015.

A partir de esto, la OMC declaró que “… Panamá no ha acreditado que Colombia haya actuado de manera incompatible con las obligaciones que le corresponden en virtud del acuerdo, el Grupo Especial considera que no es necesaria ninguna recomendación con arreglo a lo dispuesto…”

La declaración de la OMC ha sido de gran alivio para el Estado Colombiano y las fábricas de textiles, ya que las importaciones de precio excesivamente bajo provenientes de panamá los han afectado en gran medida.

Importación de textiles en cifras

En Colombia la industria textil es uno de los sectores más importantes de la economía, por lo que ha implementado diferentes medidas para las importaciones textiles buscando la protección de las empresas de confección y calzado nacional, debido a que representan aproximadamente el 24% del empleo del país (Cifras del 2017).

El Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE) confirmó que durante el primer semestre del 2018 las importaciones de este sector cerraron con un alza acumulada del 18,5% en lo que lleva del segundo semestre, con alzas acumuladas de 27,2%, siendo el 12,1% de estas importaciones tan solo del mes de julio.

Se espera que a final del año las compras a las fábricas de textiles tengan un total acumulado de 24.000 toneladas de mercancía, ya que las temporadas de halloween y navidad representan un incremento en las importaciones por la compra de textiles y moda; importaciones que en su mayoría son provenientes de Estados Unidos, China y varios países latinoamericanos.

Según cifras dadas por Carlos Eduardo Botero, presidente de Inexmoda, el consumo de textiles en Colombia representa 16 billones de pesos al año, siendo el 30% de estos de origen ilegal. Tan solo en 2017, el Estado colombiano incautó más de 30.000 millones de pesos en mercancías de contrabando de telas y prendas de vestir, abriendo 67 investigaciones a importadores que declararon productos por encima de las medidas establecidas.

De acuerdo a CVN, para el año 2017 el 42% de las importaciones de confecciones fue para el género femenino en donde se recaudaron USD$ 247 millones, mientras que el género masculino recaudó USD$ 167 millones y ocupó el 29% de las importaciones. Por otro lado el 29% restante le corresponde a la mercancía unisex.

En 2017 la directora de la cámara de moda y textiles de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), Juliana Calad, advirtió que hay que tomar medidas proteccionistas para ayudar a controlar la subfacturación y el contrabando que azota al país, además de las importaciones de bajo costo, como es el caso de los productos provenientes de Panamá.

Por otro lado, han surgido críticas acerca de la falta de modernización y especialización de la industria, la cual está siendo opacada por el mercado de empresas extranjeras de moda “Low Cost” y “Fast Fashion”.

Las oportunidades que tienen las nuevas tendencias de moda en donde implementan textiles con filtro UV,  anti bacteriales, biodegradables, repelentes, entre otros, crean un panorama favorable para los emprendedores textiles que sepan aprovechar la demanda de los consumidores orientados a soluciones medioambientales y de comercio justo, esta sería una buena oportunidad para la exportación e importación de textiles.

Entre tanto, Colombia todavía tendrá que velar por la lucha contra el contrabando, revisando constantemente las medidas arancelarias, además de reforzar los mecanismos de cooperación entre los países aliados para fortalecer los tratados de comercio bilaterales, sin desamparar a las industrias nacionales.

Si quieres tener más información sobre fábricas de textiles, importaciones y exportaciones puedes ingresar al siguiente link: www.cvn.com.co/

Recommended Posts

Leave a Comment