Importación en China, panorama entre China y EE.UU

Importación en China, panorama entre China y EE.UU

 

Sobre la importación en China:

Importación China: según el banco de inversión de riesgo, China International Capital Corporation, el aumento anual de la importación en China en los últimos 10 años, ha sido de 6 puntos porcentuales, proyectando al país asiático como el mayor importador a nivel mundial, en un lapso de 5 años.

De acuerdo con El Observatorio de Complejidad Económica, OEC, en el 2015, los principales productos de importación en este país, fueron el petróleo crudo, que representó el 8,25% de las importaciones totales y los circuitos integrados, con una participación de 7,97%.

Teniendo en cuenta la representatividad del comercio exterior en China, vale la pena mencionar que allí, existen tres tipos de recaudo de impuestos en productos y servicios para exportaciones e importaciones:

En primer lugar, el VAT, que se aplica sobre bienes y servicios para procesamiento, mantenimiento y ensamble; segundo, el impuesto al consumo, que se aplica a algunos productos de consumo; y por último el impuesto de negocios, que se aplica al suministro de servicios, transferencia de activos intangibles y ventas del Estado.

El panorama para China y EE.UU

Estados Unidos y China ostentan el título de las economías más fuertes a nivel mundial, y la lucha por sobresalir las ha enfrascado en lo que lo expertos han denominado una ‘guerra comercial’, que ha llevado ambas naciones a la imposición de aranceles y otras medidas restrictivas para impedir el crecimiento de su competidor.    

La importación en China y los mercados a nivel mundial, han sufrido las consecuencias a partir del enfrentamiento comercial que se acrecienta con el paso del tiempo. Durante marzo, por ejemplo, China anunció que gravaría con aranceles de hasta 15% algunos productos como el vino y la fruta. Mientras que Donald Trump, ordenó a la Oficina Representante de Comercio Exterior estadounidense, que identificara “los productos para imponer aranceles de 100.000 millones de dólares a la luz de la injusta represalia de China”.

La decisión, tomada por Trump, fue la respuesta a las acciones tomadas por China una semana antes, con la imposición de aranceles a cerca de 250 productos estadounidenses, entre los cuales se encuentran la carne de vacuno, el zumo de naranja, el tabaco, la soja, los automóviles, entre otros, lo que representa una suma de 50.000 millones de dólares en impuestos arancelarios.

Los 100.000 millones de dólares en impuestos que quiere imponer el gobierno estadounidense, podrían apuntar a los productos electrónicos, como equipos de cómputo, con USD$ 37.000 millones, grabadores de voz e imágenes, con USD$ 22.000 millones y teléfonos celulares con USD$ 44.000 millones. Vale la pena mencionar que esta medida también afectaría a las cadenas de suministro estadounidenses, pues muchos de sus productos, en especial los electrónicos, son completamente dependientes de la exportación de software y otros insumos que ingresan desde Estados Unidos a China, país donde son finalmente ensamblados.

El enfrentamiento comercial entre las potencias, no ha impactado únicamente a EE.UU y a China; Colombia, México, Chile, Alemania, España y muchos otros países, también figuran en la lista.

En el caso de Europa, por ejemplo, el 23 de junio de 2018, Donald Trump escribió un mensaje a través de su cuenta de Twitter, en el que amenazaba con realizar un incremento del 20% a a los impuestos en los autos europeos que ingresaran a Estados Unidos. Medidas que golpean a compañías como BMW, que sufrió una caída en las acciones del 1,12% y la automovilística alemana Daimler, que tuvo una baja accionaria del 4,6%. Estas cifras se dieron a conocer apenas 1 día después de la publicación hecha por el presidente de EE.UU.

La compañía Daimler, reportó que sus ventas en China, entre enero y mayo de 2018, fueron superiores a las 283.000 unidades, dejando como resultado un aumento del 17% con respecto a los mismos meses en 2017. Sin embargo, la empresa también manifestó su preocupación, pues debido a la guerra económica entre EE.UU y China, sus ventas a nivel mundial podrían bajar significativamente en 2018.

Lo cierto es que esta disputa continuará afectando no solo a los comerciantes y gobiernos, sino también a los compradores.

Para tener más información sobre la importación en China y otros temas, puedes ingresar a: www.cvn.com.co

 

Noticias recientes

Leave a Comment